viernes, 14 de julio de 2017

Brasil, Chile, Colombia y Ecuador intercambian información sobre avión de ataque

Por Andréa Barretto/Diálogo - Por medio de un memorándum de entendimiento, los cuatro países definieron un acuerdo de cooperación en cuanto al empleo y el mantenimiento de la aeronave A-29 Super Tucano, utilizada en operaciones de interceptación aérea, ataque y vigilancia.
Después de Brasil, Colombia fue el primer país sudamericano en incorporar el Super Tucano a la flota de su Fuerza Aérea. (Foto: Neoreich)

Con el inicio del segundo semestre de 2017, los pilotos de las aeronaves A-29 Super Tucano de Brasil y Chile se preparan para un intercambio sobre asuntos relacionados a la operación de dicho caza de ataque ligero. Todavía no se han revelado los pormenores, pero la iniciativa forma parte de una serie de actividades que emprenderán Brasil, Chile, Colombia y Ecuador a partir del memorándum de entendimiento suscrito por las fuerzas aéreas de los cuatro países.

Chile, país que posee 12 aeronaves A-29 adquiridas en 2009, planteó a Brasil, Colombia y Ecuador la creación del foro para el intercambio de información sobre estos aviones. (Foto: Fuerza Aérea de Chile)

Con el documento, las instituciones asumieron el compromiso de crear un foro para la cooperación en lo relativo a los aspectos técnicos, logísticos y operativos del Super Tucano. Todos los escuadrones de los países participantes que emplean estas aeronaves integrarán un grupo de operadores que intervendrán en el foro.

“La destreza de los operadores del A-29 se podrá compartir en el marco de conferencias realizadas periódicamente y también mediante los intercambios operacionales y logísticos”, afirmó el Coronel de la Fuerza Aérea de Brasil Marco Antonio Telles Ramos, jefe de la subdirección de Acuerdos e Intercambios Internacionales del Estado Mayor de la Fuerza Aérea de Brasil (FAB). “Gracias a estos intercambios se podrá, por ejemplo, disminuir los gastos de mantenimiento y operación de equipos”, destacó el Cnel. Ramos.

Asimismo, señala que la idea de la creación del grupo de operadores emanó de la Fuerza Aérea de Chile (FACh), motivada por los buenos resultados de la experiencia de los intercambios con otros países sobre otra aeronave, la F-16 Fighting Falcon. De esta forma, se planteó la propuesta a Colombia, Ecuador y Brasil. Este último, el fabricante de los cazas Super Tucano, por medio de la empresa nacional Embraer.

La reunión para la firma del convenio se celebró en Santiago, capital chilena, en la víspera de la conmemoración de los 87 años de la Fuerza Aérea de ese país, el pasado 20 de marzo. El evento contó con la presencia del General Paulo João Cury, comandante del Comando General de Apoyo de la FAB; del General de División Patricio Mora Escobar, comandante de la Fuerza Aérea de Ecuador y del General del Aire Jorge Robles Mella, comandante en jefe de la FACh. La Fuerza Aérea de Colombia (FAC) tiene previsto firmar el documento.

“La firma del acuerdo representa la materialización de los intereses comunes de las fuerzas aéreas de Brasil, Colombia, Ecuador y Chile de contar con una herramienta que permita desarrollar las capacidades y brindar estabilidad de costos de operación por medio del mejoramiento logístico y de planes de obsolescencia, tomando en cuenta que operamos en distintos escenarios, misiones y configuraciones”, puntualizó el Gral. Robles en esa oportunidad.

Ecuador, con 18 unidades Super Tucano, fue el cuarto país sudamericano en adquirir los cazas, con el objetivo de vigilar la región amazónica. (Foto: Sargento Primero Johnson Barros, Fuerza Aérea de Brasil)

Las A-29 en Latinoamérica

En 2003 la FAB recibió las primeras aeronaves A-29, adquiridas con el objetivo de utilizarlas en las actividades del proyecto “Sistema de Vigilancia de la Amazonia”. En la actualidad, en Brasil se encuentran en operación alrededor de 90 de estos aviones, utilizados principalmente en la formación de pilotos de caza y en las acciones de defensa aérea de la frontera amazónica. “La aeronave es ideal para misiones de interceptación de aeronaves de bajo rendimiento utilizadas en actividades ilícitas en dicha región”, informó el departamento de Comunicaciones de la FAB.

En Brasil hay cuatro escuadrones de la FAB que operan el Super Tucano: el Primer Escuadrón del Tercer Grupo de Aviación (1.º/3.º GAv), en Boa Vista (Roraima); el Segundo Escuadrón del Tercer Grupo de Aviación (2.º/3.º GAv), en Porto Velho (Rondônia); el Tercer Escuadrón del Tercer Grupo de Aviación (3.º/3.º GAv), en Campo Grande (Mato Grosso do Sul); y el Segundo Escuadrón del Quinto Grupo de Aviación (2.º/5.º GAv), en Natal (Rio Grande do Norte). De este último, el llamado Escuadrón Joker, surgen los pilotos de caza brasileños. Por medio del curso de Especialización Operativa de la Aviación de Caza, los militares reciben nueve meses de entrenamiento en una aeronave A-29.

Colombia posee 24 unidades del Super Tucano que fueron adquiridas por la FAC en 2005, para cubrir la necesidad de dicha fuerza de contar con un avión de combate como medio para fortalecer la lucha contra la guerrilla y el narcotráfico. Las unidades se entregaron entre 2006 y 2008, y de esta forma Colombia se convirtió en el primer destino de exportación del Super Tucano en Sudamérica.

Después de Brasil y Colombia, Chile fue el tercer país latinoamericano en crear una flota de aeronaves A-29. Entre 2009 y 2010, la FACh recibió las 12 unidades que adquirió inicialmente con el objetivo de atender al entrenamiento de los pilotos. En el caso de Ecuador, pasó a utilizar las A-29 entre 2010 y 2011. La compra de las 18 aeronaves fue motivada por la necesidad de su Fuerza Aérea de recuperar la capacidad de efectuar operaciones en las regiones amazónicas y fronterizas.
Cuando una fuerza aérea extranjera adquiere un Super Tucano, muchas veces los pilotos de la FAB realizan intercambios operacionales para impartir instrucción de vuelo en la aeronave, como en el caso de Chile y de Colombia. Mediante el memorándum de entendimiento y la creación del grupo de operadores, ese intercambio pasa a ser permanente, tal como lo destacó el Cnel. Ramos. “La importancia de este acuerdo para la FAB y para los otros países que lo integran, radica en la creación de un foro permanente para el intercambio de experiencias operacionales y logísticas, lo que facilita el intercambio de ideas y de intereses mutuos, además de fortalecer los lazos de amistad que unen a estas naciones y a sus respectivas fuerzas aéreas.”
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...